miércoles, 20 de abril de 2011

¡A celebrar la Resurrección!


La celebración de la Resurrección del Señor incluye, en casa, dos golosas tradiciones: disfrutar de un trozo de Colomba con una dulce copa de oporto, late harvest o alegres burbujas e intercambiar los Huevos de Pascua.

Siempre me he preguntado de donde surge la tradición de los huevos en Pascua, hoy comparto con ustedes lo que he descubierto. Al parecer desde los comienzos de la humanidad, el huevo ha sido símbolo de fertilidad, esperanza y renacimiento y considerando que la celebración de la Pascua coincide con el inicio de la primavera es entonces muy lógico que ambas fiestas, la de la vida que vence la muerte con la Resurrección de Jesús y la naturaleza que despierta después del letargo invernal se simbolicen con los huevos.

Originalmente eran de gallina o de pato, y en la Edad Media les eran regalados a los chicos durante las celebraciones. Con el correr del tiempo, los cristianos comenzaron a obsequiarse huevos durante la Semana Santa y a principios del siglo 19, aparecen los primeros hechos con chocolate. Obsequios que evolucionaron hasta llegar a los hermosísimos huevos que Fabergé creó para la corte de los Zares en la Rusia Imperial.

Por otro lado la Colomba pascual, un pan dulce y adornado con forma de ave, es un símbolo cristiano. La forma de paloma era utilizada muy frecuentemente en los antiguos sagrarios donde se reservaba la Eucaristía. El símbolo eucarístico se convirtió luego en el pan dulce que suele compartirse, en algunos países europeos, el domingo de Pascua.

Este año he comprado los huevitos en Mezzklum en el C.C. Líder, bellos y elaborados con mejor chocolate venezolano, la Colomba es de la Pastelería Doris en Santa Eduvigis.

2 comentarios:

Enriqueta Lemoine-Massie dijo...

Me encantó está nota. Feliz Pascua de Resurrección Rubén!

Ruben Rojas dijo...

Gracias! Tambien Feliz Pascua de Resurreccion para ti!